martes, 1 de diciembre de 2009

Quema del Diablo

Hay quienes comienzan la época de convivios hasta el Día de la Virgen de Guadalupe, dedicando las vísperas a la santísima y famosísima y llena de convivios: Guadalupe – Reyes.

Yo en cambio celebro la Quema- Reyes. Como buena chapina, no paso por alto una festividad muy importante: El 7 de diciembre o quema del diablo. Que creo que es una festividad en peligro de extinción debido a que la costumbre nociva de quemar basura va en contra de todos los esfuerzos por detener el calentamiento global.

Decía mi abuelita que esta festividad anteriormente se celebraba para limpiar la casa de todos los malos espíritus antes de que entrara la Virgen de la Concepción. Representaba la victoria de la Virgen sobre el Diablo.

Recuerdo que en mi casa, como en muchas colonias, se sacaban los cachivaches acumulados durante el año, se jalaban hasta la puerta de la casa la basura de los terrenos y del barranco, y se juntaban todos los cuadernos utilizados durante el año en las clases, (yo quemaba y destartalaba el cuaderno de matemática con la zaña de una inquisidora) y así a eso de las 6 de la tarde, cuando toda la colonia ya tenia su montoncito en la entrada de la casa, se le daba candela al asunto.

Entre más grande el fogarón mas alegre, para los niños, la quema del diablo era la recompensa de las vacaciones. No faltaba la clásica ametralladora tirada al fogarón, y no faltaba el tío que por encender un cuete, te prestaba un cigarro y así comenzabas a dar tus primeros jalones de chenca.

En pleno diciembre, se veía a Guatemala arder en plena tarde. Los cuetes no dejaban de tronar desde ese día hasta principios de enero y en aquella época donde los canchinflines aun no eran ilegales, hacían saltar a mas de algún despistado o se propiciaban las guerras de canchinflines que las mamás llegaban a detener diciendo: patojos entrense! se van a quemar!!!!

Luego con los años aparecieron los famosos diablitos de piñata, que responden según yo, a una época un poco mas ecológica, donde nos e quema el fogarón si no unicamente el diablito. Hace algunos años descubrí un novedoso producto llamado Mr. Fuego, (un trozo de dizque madera que arde por un par de horas) que también es bastante ecológico y cumple la función de hacer arder al demonio un poquito mas que la piñata.

El dilema que he tenido por los últimos años es: ¿dejo de ser piromaniaca por un día y salvo un poquito al planeta, o mejor quemo mi diablito con Mr. Fuego y propicio la tradición que nos pertenece a todos los chapines para comenzar bien las fiestas? Que dilema.

1 comentario:

  1. Uyyy pos mirá, sinceramente a mi me parece una tontera eso de prohibir la quema del diablo bajo el argumento de la contaminación y el calentamiento global... si controlaran las emisiones tóxicas de los buses, fábricas y demás, no sería necesario sacrificar las tradiciones... pero allí está... la pinche doble moral chapina... en fin...

    ResponderEliminar